Capilla del Stmo. Cristo de la Cárcel

250px-Capilla_Cristo_Cárcel_Mairena_Alcor (1)El templo de estilo neoclásico, construido entre 1820 y 1821 en el lugar que ocupó desde el siglo XVII la antigua Capilla del Santísimo Cristo de la Cárcel, de la que se tiene constancia desde 1644, fecha en la que don Alonso Moya, corregidor de la villa, solicita licencia paraque se diga misa en la cárcel “siendo así que hay sala y capacidad bastante en la dicha cárcel de la dicha villa”. Ya en 1694 el templo se había consolidado y era conocido como “altar de la cárcel”. Se encuentra en la plaza principal, hoy llamada de Antonio Mairena, frente al ayuntamiento y, anteriormente, adosada a la cárcel de la villa. Aunque el aspecto actual que presenta el interior es resultado de la restauración acometida entre agosto de 1914 y febrero de 1916, en la que se renovó casi en su totalidad el edificio.

La capilla mide 16,7 metros de largo y 6 de ancho, cubierta en su mayor parte por armadura de par y nudillo con tirantes y cúpula de media naranja sobre pechinas ricamente decoradas con pinturas murales de estilo neobarroco en su cabecera, que ocupa aproximadamente la tercera parte del templo, con medallones que representan los encarcelamientos en la cúpula y los cuatro evangelistas repartidos en cada una de las pechinas que sostienen la cúpula, separada del artesonado por un arco toral también decorado con motivos barrocos. Presidiendo el presbiterio se encuentra el altar, de estilo neobarroco con la imagen del Santísimo Cristo de la Cárcel, pudiéndose acceder a la altura de los pies del lienzo a través de sendas escalinatas a ambos lados del altar, y delante del Señor, sobre el sagrario, la imagen de Nuestra Señora del Amparo.

A ambos lados del presbiterio existen dos hornacinas, en la del lado del evangelio recibe culto la imagen de San Antonio de Padua y las imágenes de la Hermandad de la Soledad en el de la epístola. Sobre ambas, dos grandes ojos de buey dan luz a la cabecera de la capilla. El interior del edificio está ornamentado por un vistoso zócalo de estilo neomudéjar que también viste las pilastras que sostienen el arco toral y, a los pies del templo, un amplio cancel de madera labrada con líneas neomudéjares cubre la esbelta puerta del templo. El resto de altares del templo los ocupan Santo Domingo de la Calzada, en un pequeño retablo junto a la capilla de San Antonio; la Divina Pastora, una interesante imagen del siglo XVIII, que antes fue Virgen de la Silla y que proviene de la iglesia de San Luís de los Franceses, de Sevilla, y frente a ésta, en el lado de la epístola, la Virgen de los Reyes, réplica de la Patrona de la Archidiócesis.

La puerta y fachada principal de la capilla no son las originales, ya que ésta se encontraba en el lado del evangelio, en el lugar que hoy ocupa una ventana a los pies del templo, y fue a finales de los años 70 cuando se dota a la capilla de esta nueva imagen tras el derribo del edificio contiguo, en el que se encontraba la antigua cárcel, quedando de ésta, a modo de recuerdo, sólo la reja de la ventana a través de la cual los presos asistían a los oficios religiosos que se celebraban en la capilla. Por este motivo, el templo presenta una orientación singular , distinta al resto de templos católicos cuyo altar se encuentra mirando hacia el oeste. Sin embargo, en la Capilla del Santísimo Cristo de la Cárcel está dispuesto hacia oriente, con el fin de que los presos pudieran rezar desde dicha ventana.

El exterior del templo permite la vista de la fachada principal y la del lado del evangelio, en la que se encontraba antiguamente la puerta de la capilla, quedando de ésta una ventana. El zócalo de ladrillo visto, al igual que el marco de la puerta, la ventana y otros elementos decorativos, rompe la blancura de sus muros, así como la lápida marmórea en el lateral, fechada en ____, que recoge las limosnas del pueblo de Mairena para el Santísimo Cristo de la Cárcel; un azulejo erigido por el Ayuntamiento en 1920 a la memoria del Sacerdote D. Francisco Rodríguez Ríos, bienhechor de la capilla, y un hermoso retablo cerámico con la imagen del Santísimo Cristo de la Cárcel iluminado por dos faroles en sendos lados, con potencias metálicas sobre la cerámica a imitación de las de la imagen del Señor, que fue bendecido el 20 de marzo de 1967.

Al otro lado de la fachada principal, sobre un muro adjunto a la capilla, se encuentra el monumento a los penitentes del Santísimo Cristo de la Cárcel, un relieve de 2 metros de ancho por 1,25 metros de alto inaugurado el 27 de agosto de 2015, obra del artista local Antonio Gavira con el que se homenajea a “los grillos”, que cada 11 y 18 de marzo siguen al Señor de Mairena con hábito morado y grilletes en sus pies.

 

 

Anuncios